por Lynnsinhill

El hierbajo del calor


El calor despunta. Y como a una mala planta o un hierbajo perseverante intento erradicarlo a base de pulverizarle un aire acondicionado. Lo rocío con baños en la piscina pero él sigue ahí, amarrado a la atmósfera mayera y subiéndome el termostato ya de por sí subido a una nube dado mi embarazo.
Espero que las varices no me flagelen las piernas, que el Ministerio de Fomento de una mala circulación no se ponga a enrevesarme la piel con comarcales indeseables. 


Esta tarde ahogaré mis calores en una piscina. El agua masajeará este cuerpo-puerta de otra vida, esta "door" trapicheará con el frescor y ya verás... Queda poco para llegar a Santiago.

Yo soy trendy, yo soy fulanesca


Me voy a permitir criticar. Esta vez no tras una ventana, husmeando las peripecias del vecino, ni tras las rendijas de una persiana captando polvareda e indiscreciones ajenas, sino tras un "post"; una windows tecnológica que me deja entrar y salir a placer de las casas ajenas (blogs).

Vengo de meter mi nariz virtual en los campos elíseos de los blogs de moda y tendencias. Ésos que te desmenuzan lo que es trendy y no trendy, y se exhiben, ya de paso, con un chupa chup haciendo prospecciones en una boca fulanesca y embutida en una escafandra espacial, pero que, al parecer, y según los entendidos, es de lo más "in"...

Se me ha erizado la sensibilidad y hasta el niño de mis entrañas ha empezado a impartir patadas: ¿a qué mundo espiritual y profundo me vas a arrojar, mamá?

"A un mundo trendy", le he contestado yo. "¿Qué más puedes pedir, nasciturus mío?". 

La susodicha "trendosa"(algo así como ulcerosa) parece un conglomerado de marcas y tendencias fabricada en la Quinta Avenida de lo banal. Y como ella, cien mil "trendosas" más esparcen su sabiduría por toda la web como heroínas del buen gusto. 

Hay una foto en la que aparecen todas ellas posando como Carries Bradshaws íberas ante la fábrica de elegantísimos zapatos de Rebeca Sanver.Todas muy "in" con sus "must have", y sus "jeans", "all" muy yin y muy yang... 

Y no sé por qué pero se me han puesto las vísceras a indignarse... Tomad un tranquimazim, vísceras mías, que este mundo "trendy" es tan bonito y "casual" como un agujero en la capa de ozono, ¿verdad?


Por cierto, os propongo un juego: si ponéis "soy trendy" en Google, veréis cuántas trendosas os salen al paso.