por Lynnsinhill

¿Muere Campanilla?


"Qué vergüenza", me dice uno de los personajes. "¿Cómo puedes andar tan ociosa sabiendo que hay tantos de nosotros pendientes de nacimiento, de que nos alumbres con tu pluma o tu teclado reproductor?".

Si es que se quejan con razón. Amonestan con la misma aureola de santidad que tienen los padres durante los primeros años de vida y sabes que les asiste muchísima razón cuando te dicen que no pongas los dedos en los enchufes. Pues esto es lo mismo: me están diciendo, más o menos, que me aleje de los enchufes.


"¿En qué te entretienes? Como sigas así nos buscaremos a otra, y ya me dirás que hace un autor sin personajes... Andas como un Titanic buscándose su hueco en el fondo del Atlántico Norte".


"Entras demasiado a esos sitios, a esas tinajas verbales de la Internet donde algunos noveles condecoran el lugar con: "voy a publicar mi primera novela y mi agente ya está moviendo el resto de mi obra". Que hagan lo que quieran esos coplistas del éxito de la publicación... Tú debes regresar a tu altiplano, con tus cazadores de ideas (perros) rastreando el mundo... ¿Oíste?".

"Huye espantada... porque esa que lee no eres tú: es el Titanic a punto de quebrarse por culpa de un iceberg". "¿Por qué no escribes más por aquí? ¿Por qué no abordas la página 51 de tu segunda novela? Y así, de una vez por todas, terminas con el remoloneo.

"Por favor, no nos hagas volver más para decírtelo. Somos como Campanilla a punto de morir por falta de fe...".

No hay comentarios: