por Lynnsinhill

LA DES-HIBERNACIÓN


Este puente, mientras algunos vuelan en sus alpargatas asfálticas, yo, señores, me dedicaré a refiniquitar la última corrección de mi novela. Ya ha reposado y es hora de que la lea con estos ojos claros y objetivos que el tiempo me ha dado.

A las ocho de la mañana, cuando me dirijo a recoger el correo de mi nuevo trabajo temporal que me proporciona el sabor de la economía de un país (pagarés, facturas, albaranes, clientes, bancos...), pienso en mi novela; atascada en la librería de mi cuarto, con sus letras roncando de pura hibernación literaria... pienso en ella, y en el registro de la propiedad de la mente, y en las editoriales, y en correos (de nuevo) y me visualizo a mí, enfundando la novela en un sobre y soportando la mirada funcionarial del tipo de Telégrafos... (Qué pensará de mí? ¿le pareceré una loca, una exótica?)

Da igual lo que piense ese señor, porque yo, señores, he dejado que la carretera de mi imaginación llegara a un sitio, y ese sitio es CSB.

Da placer tomar el sol en él! Se está tan bien sabiendo que ese mundo lo construí yo.
Que es normal que quiera escriturar mi propiedad...

1 comentario:

El Buen Salvaje dijo...

Lynn, aunque tenga que ver más con tu entrada anterior, escribí hace tiempo esto.

Incluso creo que fue la primera vez que tuve el placer de recibir un comentario tuyo en mi blog.

Ánimo y no te pases con las correcciones.

Saludos salvajes.