por Lynnsinhill

Las lagunas de la enciclopedia


Maximiliano estaba feliz, rechoncho con su sonrisa que se expandía de muela a muela y le dejaba a él como dueño de semejante dentadura.

Había vendido solamente un cuadro, y eso sigificaba que ya podía compararse con el genio de Van Gogh. Ahí estaba la causa de su alegría. Ahora, estaba seguro, su nombre iba a ser un tipo feliz de la enciclopedia.

Abrió la nevera que le servía como armario porque el motor no funcionaba y siempre conservaba los alimentos hasta donde la providencia mandaba. Tan sólo dos días y la mencionada providencia le decía que la leche era una ciénaga blanca donde sus tobillos hubieran podido repostar hasta convertirse en una estatua, y es que iba camino de mutarse en una de ellas; no vendía cuadros, vivía en la indigencia, y eso, en los artistas, son indicios.

Indicios de genialidad maltratada por un siglo ignorantón. Basilio alzó su copa de leche a punto de enranciarse y brindó por la posteridad mientras contemplaba su primera obra vendida.

De repente, se prendió uno de sus cuadros. El fuego comenzó a zampar arte ignorado, daba lametazos primero, como de degustación, y luego el plato de pintura desaparecía.

Y mientras observaba impotente la escena, supo que lo suyo sería peor que lo de Van Gogh. Ni siquiera la posteridad sabia lo recordaría y era ya demasiado viejo para volver a empezar.

La enciclopedia, desde entonces, tiene lagunas de conocimiento sin saberlo.

7 comentarios:

Groucho dijo...

Vender un solo cuadro en toda tu vida es un gran éxito... si no te dedicas a la pintura.

¡Bienvenida de nuevo a las letras!

Lynnsinhill dijo...

a las letras que se cuelgan en internet, pues este año pienso acabar mi novela: la semana que viene me encierro en medio del campo con mis perros y paso de todo (sólo algún reportaje ineludible)

Gracias, Groucho

El Buen Salvaje dijo...

Lynn, haces muy bien en encerrarte ¡¡¡concentraciónnnn!!!

Acabo de recuperar la conexión a los comentarios de blogger, que tenía denegada en el trabajo, así que aprovecho (jia jia jia)

Saludos salvajes

Lynnsinhill dijo...

Sí, es el único modo: la soledad y ausencia de comments en lo que escribo. Después buscaré lectores críticos.

Saludos, salvaje, si es que el trabajo limita la libertad de movimientos en la red.

tootels dijo...

se te echaba de menos... buena vuelta, besotes!!!
Y el encierro que sea muy fructifero!

An dijo...

Las enciclopedias estan llenas de lagunas...solo asi se esplica que genios desconocidos no figuren en ellas, el conocimiento ocupa el lugar que le dejemos en las estanterias, por eso las enciclopedias se llenan de lagunas. Un bico preciosa :)

Félix dijo...

Muy buena historia. La vida es así: llena de ironías que te dejan perplejo.