por Lynnsinhill

El tal Hob


Huxley, Orwell y Bradbury se encontraron un buen día en plena calle del siglo XXI.

Los tres con la mirada enmarañada y amnésicos, de modo que ni ellos mismos sabían quién de los tres era O., H., o B.

Se escudriñaron porque pensaban que las pistas nunca están a la vista, sino dentro, hundidas en la oscuridad, en los recovecos del castillo con telarañas que era su indumentaria

-Madre mía, ese sombrero es demasiado trasnochado, nos van a mirar todos, bájatelo de la sesera y a ver si encontramos una tienda donde suavizar nuestro desfasamiento- dijo, echando miradas desconfiadas el que estaba casi seguro de que era Orwell.

Hob (Hux.Orw. yBrad. pues podrían haber formado un ente así denominado, ya que ignoraban quién era quién) echó a andar con paso irregular. Un trío mal ensamblado que, sin embargo, babeaba por los mismos trajes de chaqueta expuestos en los escaparates de las tiendas más refinadas.

-¿Y por qué crees que tú eres Orwell?

-¿Te viene mal que lo sea? Tengo que serlo, mira a toda esta gente... me sube un no sé qué instinto de que me están espiando. Y ya sabes... -el presunto O. descendió la voz, arrastrándola por las trincheras hasta los oídos de su interlocutor.

-Ya, el Gran Hermano te vigila.

De modo que, tras esta reseña sobre sus temores, quedó adjudicada la identidad de Orwell al paranoico personaje.

Hb, y Orwell erraron por un par de calles más. Las avenidas marchaban vacías, de vez en cuando moqueando algún coche.

Entraron en una tienda, y salieron preciosos para un fotomatón, o una foto de esas que cae impertinente desde la cámara de algún turista.

-¿Y bien...? Habrá que aclarar quién es Bradbury y quién es Huxley -se puso serio el tal Orwell.

-Pues yo creo que soy Huxley, a veces me vuelvo ininteligible, pero tengo pasión por el alfabeto griego. Y ya se sabe... los individuos alfa, los beta y los épsilon de mi adorado "Un mundo feliz".Eso me delata como H. -soltó satisfecho de tener un nombre ante el cual responder.

Huxley, y Orwell echaron miraditas a B. No le quedaba más remedio que asumir por descarte su personalidad, y empezar a entrechocar su pecho orgulloso con los transeúntes y decirles "Oh, perdone, soy Ray Bradbury".

-Bien, me parece bien. Al fin y al cabo eso significa que, de los tres, soy el único que está vivo. Eso me caracteriza como Bradbury.

Y B. quedó solo en el siglo XXI pensando que una vez dos muertos le dijeron que su sombrero estaba desfasado.

7 comentarios:

vaderetrocordero dijo...

El dia que vi anunciado en la tele el comienzo de un programa que se llamaba Gran Hermano me cagué de miedo. Me dije "Dios Santo, ya estàn aqui". Y asi ha sido.

Denisa dijo...

Cómo te gusta ficcionar sobre los personajes de los autores! jejeje es osado, pero funciona.

Besos.

Persio dijo...

mi asombro es muy grande, osadia, osadia....

tootels dijo...

no me caian nada bien los alfas... ni los de huxley ni los alfas americanos... me quedo con el colorcaqui... asi es uno de humilde!!
SALUDOS

Lynnsinhill dijo...

Pues ya ves, Vaderetro, que era normal que te aterrorizaras, porque menudos bodrios.

Sí, me gusta, aunque me desgasta, te lo recomiendo, pruébalo un día, Deni.

Osados todos, creo, Persio.

A mí, también, me gustaba mucho el color caqui, Tootels, te entiendo perfectamente.

Anónimo dijo...

Díficil encontrar a alguien que conozca a los tres autores, es la primera vez, que me veo tan bien reflejada en mis amores librescos.
Mira a ver si un dia invitas a Lovecraft y ya están todos.
Un abrazo.
Lenina

Lynnsinhill dijo...

Pues fue un placer reunirlos, me alegra que te gustara la convocatoria, se lo diré también a Lovecraft, hay hueco para todos los que dijeron algo bueno en sus libros.