por Lynnsinhill

LOS CONJURADOS NO RETUERCEN TUBOS DE ESCAPE


Ignatius Reilly tenía su panza brincando bajo la camisa. Y los ojos, con una mirada resuelta a atrincherar con su cólera a cualquier individuo que osara decirle que los necios no andaban conjurados.

-Claro que lo andan-dijo, mientras la barriga seguía creando olas de grasa a cada paso que daba. (Neptuno repartía una tormenta por ese océano inmenso).

-Algunos se creen hasta literatos, escriben novelas y se llevan los planetas a su casa.

Ignatius seguía surcando las calles con la poesía de sus dientes tratando de diseccionar de un único mordisco una chuleta tan cruda que andaba en las lindes de lo vivo.

-Fíjate en esa-y Reilly aparcó los ojos en una chica algo musculada, que paseaba con nerviosismo de padre primerizo por el parque del pueblo.

Aquí Ignatius se puso difuso, ininteligible:

Esa pobre detesta a su jefe, y no hace nada. Sólo viene aquí y sigue trabajando.

-¿Y qué quieres qué haga, Ignatius? -le digo yo, que todo este tiempo he sido su paciente interlocutora.

-Pues que espabile. Retorcer los tubos de escape, para que el gas se escampe como un embriagador perfume por el auto a los treinta y dos años, no es la solución.

-No, Ignatius, no lo es.

Aquí, la conversación, sólo será inteligible para los que no anden conjurados.
(Otra entrada sobre Ignatius: La empanada peligrosa)

8 comentarios:

Lynnsinhill dijo...

No lo he podido resistir, y ya empiezo a organizarme para seguir el camino populoso y el solitario, los dos al mismo tiempo.

saludos a todos

tootels dijo...

animo y para arriba... ignatius un tio como él, que da este consejo a una roquera... hmmm bien traido...
te veo capaz, confía ahora más que nunca...
Abrazos de los que me gustan...

Persio dijo...

conjurados o no, el rock no mantiene en baile, a seguir pegando saltos!

vaderetrocordero dijo...

Acabo de leer tus entradas que tenia atrasadas y comento aqui, aunque deberia hacerlo hace dos, porque por fin estoy bajo las faldas del kilimanjaro. Espero que, dentro de unos años, no se cuente que en lo alto del beffroi de Lille està el esqueleto de un español que vino a buscarse la vida siguiendo a su amada. A ver si saco algo màs de tiempo para leerte mientras busco alumnos de español... o cualquier otro curro. Suerte con tu odisea solitaria. Un saludo!

Lynnsinhill dijo...

Hola, Tootels!! no se te escapa ni una, ratifico las palabras de mi contestación a tu comentario (la entrada de abajo) Tío listo, sin duda, y cuáles son esos abrazos??

Pero las rocas sí, Persio, a ver cuando vuelvo a ellas... esta semana la tengo muy libre así que me iré a hacer Boulder (escalada en roca pequeña)

Vaderetro, para mí, con Internet, no te vas a ningún lado, y lo que te dije en tu blog...

ixchel dijo...

-Algunos se creen hasta literatos, escriben novelas y se llevan los planetas a su casa.

Conozco a muchos con ese caso, jejeje, pero bueno a veces el ego, el ego los supera.

Saludos Lyn.

An dijo...

Nunca es solucion tratar de uir de una/o mismo cunado el problema es otro, un bico

Lynnsinhill dijo...

Uno mismo siempre es la batalla más dura, An.

Otro bico