por Lynnsinhill

LOS PASEOS DE UNA COJA


La punzada estaba al fondo, a la derecha.

Un dolor desproporcionado insertado bajo la piel.

Pero la chica siguió caminando, entre humos que trepaban desde el suelo. Todo en la ciudad trepaba: los edificios, que parecían alfileres clavados en una nube de algodón, y el humo de la calefacción, que se enredaba entre los rostros de la gente que al final caminaba entre espectrales bufandas.

Hacía frío, y luces, y ruido, e historias, muchas historias, a cada paso, a cada ventana.

La chica siguió caminando por Times Square, con dolor, hasta que su figura empezó a oscilar con un leve cojeo.

De repente apareció Henry Miller. Era Henry Miller con su sombrero apoltronado en las seseras, con el abrigo sitiándole los fríos y la mirada de charcutero de mujeres.

-Pero, Henry, ¿Qué haces aquí?

Henry entonces podía pintar la mirada del que no entiende ni papa, o la sonrisa del que trata de beneficiarse otra conquista.

Pero ni una cosa ni otra, Henry se disolvió como una luz eléctrica nada más aparecer el embriagador sol.

La chica reemprendió su paseo, don Henry Miller había fluctuado hacia otros lares y sus ojos se volvieron a concentrar en el ruido de delante.

Al poco, surgió la figura de Joseph Conrad, en sus primeros años, todavía con sus trastos de marino, desembarcando en el puerto de Londres.

-Pero, señor Conrad, qué placer conocerle!!

Joseph Conrad no oyó palabra de lo expuesto, porque no tenía oidos, pero sí orejas, y tampoco vio a nadie pues tenía ojos pero no mirada.

Era un marino de cartón en cuya panza danzaba el menú de una marisquería.

La chica se quedó varada ante el personaje, y reanudó el paseo muy molesta con sus ojos a quienes achacaba una demencia con los escritores.

Más adelante,con la cojera haciendo temblar todo su cuerpo, entabló miradas con un espejo.

Miraba

Remiraba

Se fijaba en la derecha, en la izquierda, en el cogote, en las sienes, en los codos...

Por fin, dijo:

-Pero, Virginia, qué placer conocerte. He oído hablar tanto de ti. Hoy podré decir que he visto a Virginia Woolf.

Y la chica siguió con su cojera hasta el malecón de La Habana, luego giró hasta llegar al cementerio de Pere Lachaise, y más tarde paró a comer en un restaurante de una callejuela de Praga.

28 comentarios:

Betote dijo...

Para que luego digan que a los cojos no nos gusta dar paseos largos. Y más en tan buena compañía :)

Saludete.

Persio dijo...

menudo paseo aquel no?
unas verdades desenmasacradas a tiempo y en camino...
saludos!

Leo dijo...

Muy evocador el texto...Por un instante he imaginado a Kafka en mi cocina.
Buen fin de semana!
Un saludo

Lynnsinhill dijo...

Hola a todos.

Bueno, Beto, la imaginación es muy buena compañera.

Persio, pues caminando se piensa mucho, no?

Kafka en tu cocina!! Ay, no sé, pero me da que no es muy buen cocinero. Será mejor que le conduzcas amablemente al salón de tu casa para dialogar un rato.

An dijo...

Que hermosa es la locura temporal, siempre en buena liza con nuestros deseos :) un besote :)

Ara dijo...

Qué grato paseo! Yo hubiese perseguido a Virginia, aunque fuera dando saltos a la pata coja! Besos Lynn

Suzanne dijo...

Pues no sé si sería tan agradable... Me doy yo ese paseo, y me encuentro con los tres... bufff llegaría a mi casa con un cuerpo extraño, la verdad... bueno fuera de bromas gracias a la imaginación se cosiguen cosas absolutamente geniales y está podría ser una de ellas.
Un beso Lynn!

Leicca dijo...

Qué suerte de paseo...
:-)

Un beso.

Yo salgo a la calle y sólo me encuentro con rosas muertas...

Groucho dijo...

Yo ya sé de que pie cojeo, unas veces del izquierdo, y otras del derecho, depende de donde me haya atizado el acreedor de turno.

Pero aún así no me encuentro personajes por la calle, seguramente porque me hallo en el bar mirando la vida pasar a través del filtro ámbar de un buen escocés. Y no me refiero a Sean Connery.

Denisa dijo...

Jesús chica!! pues sí que le has sacado partido a los transtornos mentales de la señora Wolf. Pues mira, a lo mejor no nos vendría mal un punto de locura.

Hoy... impecable.

Besos

pequeñoIbán! dijo...

Yo hace un tiempo que también vi a virginia woolf... cuando me sumergí enla lectura de Las Olas... la vi muy cerca, transparente, casi palpable

(Mivoto de hoy)

Y por cierto el otro día no te contesté del todo. Me preguntaste porque decía que las vírgenes suicidas era el nuevo guardián entre el centeno. En efecto lo dijo la crítica, no por ninguna semejanza estilistica ni temática sino tan sólo porque las dos retratan la adolescencia con gran genialidad.

Lynnsinhill dijo...

Ah, bostezo, hoy por primera vez desde que comenzó esto, me voy a dormir antes de las 24.30, que ya era hora y el cuerpo me pide paz espiritual. Buenas noches, y gracias a todos los que me votan, y por supuesto, a los lectores aunque no me voten, o lo que sea que hagan o digan.

Bona nit

Lynnsinhill dijo...

Pido un aplazamiento para las respuestas...

Lo dicho,

Buenas noches

Leicca dijo...

Un besito.
Yo te leo, te voto, y te todo.
:-D

A la noche actualizo lo mío.
Y no te preocupes mucho por las respuestas, que no veas el tiempo que tardamos en socializar... Yo te permito un respirito con las mías.

¡Buenos días!

An dijo...

el sueño nos consume a todos linn :)

vaderetrocordero dijo...

Voy a permitirme el lujo de ser insolente y hacer no tanto una crítica a tu estilo como una sugerencia: Me gusta más cuando el tiempo verbal que utilizas es el presente, o en todo caso el imperfecto. El pasado simple le da a la lectura un aspecto un poco polvoriento, como si se intentara dar dignidad añadida a un texto que por otra parte es muy digno de por sí. Lo siento, se que no soy el más adecuado para criticar, pero creo que en la crítica constructiva está el verdadero aprecio, más que en el "¡Oh, que fantasticamente bien escribes!" Y te animo a que tu hagas lo mismo conmigo cuando lo creas oportuno.

Denisa dijo...

Virginia Wolf puse ayer! vaya, bueno, si te digo la verdad no pude con "Las Olas", que le vamos a hacer.

En cuanto a la crítica de antes no termino de ver lo que dice, para mi gusto está bien el tiempo empleado. Aunque mira, lo que dice también es verdad, los que te admiran te criticarán algo, así que al hombre le has impresionado.

Besos

Suzanne dijo...

Pues yo... pasaba por aquí... como la canción de Aute...

jerjes dijo...

Paseos así intento darme yo...pero a las 2 horas estoy demasiado cansado, y nadie tiene a decendia de aparecerseme....igual un día podré decirlo, no?...hombre, jerjes, qué sorpresa.... :)


Besos

La Otra Chilanga dijo...

Como despertarse y encontrarse al pie de la cama a Joyce, sentado, con sus bastón a un lado, mirándote sin verte.

An dijo...

buenos dias linn, espero que descansases bien. un bico

Persio dijo...

pasba de ronda saludos y + !

Leicca dijo...

Un besazo, guapetona.
Me apetecía.

Leicca dijo...

Parará.
:-D

Denisa dijo...

Chiquilla has vuelto! Quedamos a la espera de las nuevas actualizaciones.

Besos

Lynnsinhill dijo...

Bueno, madre mía, se me amontona el trabajo, eso me pasa por andar por ahí.

Vaya, An, tú has interpretado locura temporal?? Bueno, pues me quedo con eso.

Ara, habría perseguido a Virginia? Bueno, mea culpa porque quise que la coja fuera Virginia. Tengo que ser más clara.

Tú lo has dicho, Su, podría ser una de ellas, pero yo opino que no lo es, ya me lo ha dicho el crítico y para mí que tiene razón.

Rosas muertas? Pero cómo? Despanzurradas, arrancadas... donde vives tú? En un jardín? Anda, dime que sí.

En el bar?? Entonces usted, señor Groucho, podría encontrarse perfectamente con Heminghay...

Lynnsinhill dijo...

Gracias, Deni, cómo captas, y yo sólo me he leído Flush que es la historia de un cocker muy simpático y superfeliz de cambiar la fría Inglaterra por la cálida Italia.

Gracias por la respuesta, Pequeño Ibán, me imaginaba eso, la crítica siempre está con sus comparaciones.

Gracias, leicca, eres toda corazón y ya te mando el Buenos días del lunes.

Pues sí, otra vez ando con él, no termino de consumirme, An.

Lynnsinhill dijo...

Vaderetro, hago acuse de recibo de la sugerencia, la verdad es que nunca me planteo los tiempos verbales, escribo el que me sale en ese momento. Lo tendré en cuenta, y muchas gracias por tu crítica.

Bueno, Jerjes, a ti se te aparecen todos esos seres que tan bien dibujas, así que no te quejes que tienes a mi crítico encantado con tus dibujos.

A Joyce, chilanga? Umm, eso tiene una explicación freudiana.