por Lynnsinhill

MARI Y EGEMEN




El turco, de nombre semejante a un superhéroe desconocido en la esfera marvel, Egemen, sonrió certero ante su japonesita.

Mari, de nombre soprendentemente pero compresiblemente occidental, le remitió una mirada cuca de geisha tímida.

Ambos se achucharon con la mirada, fervor musulmán adorando a un ídolo de carne con antepasados samurais.

La colombiana terció entre ellos, los arrimó con dulzura, sonriendo como una latina corruptora.

-Pero tengo novio en Tokio, -se defendió la Mari ya al amparo de la mirada intensa del turco.

-No importa, los kilómetros y el mar te esconderán de la ira nipona- calmó la colombiana volcando cubos de complicidad entre la parejita.

Los dos, muertitos ya por la dicha de tenerse, juntaron sus ojos rasgados y moros. Después, por la noche, armaron jaleo en la habitación que la Mari compartía con la colombiana.

No importaba que estuviera ahí, testigo del enlace de carnes interracial, si no importaba la ira del novio nípón, mucho menos las quejas de los oidos ruborizados de la colombiana.

7 comentarios:

PETIT COCHON dijo...

total, que le colombiana apoya la promiscuidad y intenta inculcar su fe promiscua uniendo a su amiguita japo con un turco, que a saber si tendrá tambien parejita...

Groucho dijo...

Esto debe ser lo que llaman diversidad, ¿no? Pues parece una diversidad de lo más divertida, y es que la mezcla de colores suele dar más espectacularidad a los cuadros.

Y además mi blancucha piel combina con todo...

Persio dijo...

el choque cultural no?
que buena mezcla je!

Lynnsinhill dijo...

Eso será, Petit, que mientras no le perturben a una el sueño todo es perfecto, pero después la japonesita y la colombianita se pueden hacer hasta enemigas.

Lynnsinhill dijo...

Hola, Señor Groucho, ay, no sabe usted que sueño con el día en que lleguemos a tutearnos... En fin, lo malo es que, para mi pesar, yo soy blanquita también, de modo que la combinación puede ser algo sosa, ya le buscaré yo a alguien con tantos colores como el arco iris.

Supongo que, Persio, choque cultural en esos temas no habría, después no sé, aunque supongo que en esos mozos años uno tiene que tener la capacidad de amoldarse a todo.

jerjes dijo...

Yo cambio de color todos los días....a mi puedes tutearme...:)

Groucho dijo...

Señorita Lynn, yo sólo tuteo a la gente en el messenger... Ya sabe mi dirección...

Jerjes, so melenas, entrometido, yo la ví primero, ¡esfúmate, o trae bebidas para todos!