por Lynnsinhill

LA MIRADA DE LA CULTURA


-Oh, perdone, gracias. No, no por favor, usted primero, muy amable, siempre amables, maravilloso miércoles ¿verdad? Disculpe si le rozo, ya sabe usted, el trasero que es incontrolable y yo que me voy agrandando.

La estudiante de Sudán recorría los espacios de ropa, y más ropa. Los armarios de miles de personas vestidas a la última volcados por el perchero de la magna tienda.

Después a clase y cotilleos de maleducadas mexicanas entrometiéndose en su vida.

-Oh, vaya estás embarazada, ¿Qué edad tienes? -dijeron las urracas cuarentañeras deseando toparse con algún desarreglo cultural escandaloso.

-Veinticinco

-Y ya estás casada... vaya... ¿Y tu marido, es de tu misma edad?

-No, él tiene cuarenta y dos -las dos empezaron a comer encantadas tanta diferencia cultural y como pequeñas Indiana Jones de los marujeos empezaron a aventurarse por la vida de la sudanesa.

-¿Y dónde os conocisteis? ¿Aquí (EEUU) o en tu país?

-Bueno, él vino y nos casamos en mi pueblo -la chica no se atrevía a gritarle a aquellas dos que eran unas insoportables y siguió contestándoles educada y primorosa.

Las dos se enzarzaron en la explotación del souvenir de Sudán que tenían frente a sí. Encantadas de ser unas mexicanitas que se casan y se descasan a placer, que posponen los hijos según las fechas del calendario laboral, y que viajan como siamesas dejando a sus maridos con la incógnita de su regreso al hogar.

-Y díme, ¿Quieres a tu marido? -avanzó una de ellas con la sonrisa de la que trata de perturbar la paz de un sueño. -Uf y no tienes calor, pleno julio y tú con esos faldones y mangas para cubrir tu piel casta.

-No, no tengo calor.

La sudanesa se explayó con una sonrisa larga, sincera y culta.

-Estoy acostumbrada.

Y remitió otra de esas sonrisas a sus labios.

-Ahora quiero hacer un máster en arquitectura.

-Uff, ¿y podrás bregando ya con un hijo?

La sudanesa las miró: mirada de una cultura a otra cultura.

Sin entender esas tirillas de tela rancia por donde asomaban unos brazos sin pudor y vergüenza ante la exposición pública, esos pantalones cortos en los que se agitaban unas piernas ridículas, los ojos subrayados, como los apuntes de clase, con un lápiz de color y la cara con varias manos de pintura.

Por eso volvió a sonreír, y se guardó las preguntas.

21 comentarios:

Betote dijo...

El que no se crea ridículo visto desde fuera, que dé un paso al frente y se prepare para las risas del público.

¡Primer! :) Un saludo.

Lynnsinhill dijo...

Bueno, no me expreé muy bien, yo hablo de cultura, no de estética

Lynnsinhill dijo...

expresé, dije y ahora digo

jerjes dijo...

Todas las culturas cojean de algún pie...aunque en este realto a las mejicanas dan ganas de tirarlas al mar...se intentan crecer ante la que creen que es más débil....


Tururu tururá, que empiece el finde ya!


Un beso

Mar dijo...

La cultura de la que vociferan algunos es tan solo la falta de modestia y autocontrol en los centros comerciales.

Muchos besos Lynn y pa´lante!

Mar.

Suzanne dijo...

Pero de esto hay todos los días y a todas las horas... Si te sientas en un autobús de línea y prestas atención a las conversaciones de las marus alucinas... o bien te da una depresión...

vaderetrocordero dijo...

Hay una cosa divertidisima que mencanta hacerles a estas señoras. Se llama Invasión del Espacio Vital, también conocida como Placaje en la Cola del Super. Te pegas a ellas, incluso las empujas un poco, "accidentalmente". Siempre educado (uy, perdone), pero estrechando su burbuja hasta el contacto, si es necesario. Ellas te hacen discretamente un repaso en plan "mira este, vaya pelos, seguro que es un jipi". Es entonces cuando tu las miras sin pudor a los ojos, sonriente, saltándote toda vergüenza y reacción social esperable. Las vuelve locas de rabia no poder gritar indignadas, porque si se hace bien, no hay nada que puedan reprocharte. ¡Es genial! Yo lo descubrí como método para evitar que se te cuelen.

vaderetrocordero dijo...

Que lástima que la cultura de las mexicoestadounidenses ya no sea lo que era. Un cómic que refleja como debían ser estas chicas en los 80 (integradas en la escena punk de California) es "Love & Rockets", de los hermanos Hernandez. (A mí personalmente me gusta más Jaime) Ahí te dejo un link (de entre muchos posibles)
http://www.fantagraphics.com/artist/losbros/losbros.html

Ary dijo...

No todas las sudanesas pueden ir a hacer un master, ni todas las mexicanas pueden ir as EEUU...

y no es necesario tanto choque cultural para el cotorreo...

Lynnsinhill dijo...

Uf... vale de abajo arriba:

Ary, pues no, faltaría más, eso no tiene que decírtelo nadie, pero yo traslado aquello simplemente porque sucedió. Sin más, porque no hay más.

Vaderetro, la técnica la puedo usar yo también?? No sé si me llamarán desvergonzada las señoras de los señores.

Pues sí, Su, a la orden del día. Qué se le va a hacer, es un vicio cómodo.

Gracias, Mar, por tus ánimos poque nos quedan más de dos meses por delante. Esto es una carrera desgaste.

Y por fin, Jerjes, que no dejes de pensar en ese Bannner que ya tienes casi listo para mí, que lo sé, es mi regalo para cuando traspase el umbral de los 100, de los 100 votos.

Denisa dijo...

Interesantes temas, el choque de culturas, la intolerancia hacia lo que no se conoce y las marujas de turno que habitan en todo el planeta.
El primer párrafo no lo entiendo bien, pero mira, como que le da ritmo. No es una prosa clásica la tuyo sino más bien innovadora.

Besos

Lynnsinhill dijo...

Uy, Denisa tu comentario es 100 por cien aciertos.

Y el principio? Bueno, es una introducción algo confusa lo reconozco.

bye

La Otra Chilanga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Otra Chilanga dijo...

Auch!!!... "Afortunadamente, no todas somos así". Diría más de una amiga mía leyendo tu relato Lynnsinhill. En lo personal me causa un atractivo especial: como dice Ary, no todas las mexicanas pueden ir a Estados Unidos, y cada vez menos de las que pueden lo harán en los planes de estas señoronas; si acaso (como ya empieza a suceder) lo harán cruzando ilegalmente, expuestas a que algún minuteman les dispare o la Border Patrol las regrese a sus tierras. Sin embargo, esto de ir y venir es lo de menos; acá, en esta tierra que esas señoronas seguramente desprecian tanto pero que les da de comer, vestir y para hacer sus viajes a EU, son igual de intrusivas (se han entrenado con sus propias hijas, sus vecinas y su servidumbre); la verdad, ésa que dicta la real academia de la televisión, les asiste; y, si no, tienen igual el relativo pero suficiente poder para creerlo... hasta que llega alguien como Vaderetro y nos venga a todos. Gracias, pues, Lynn por estos relatos.
Aprovecho para refrendarte mi voto diario; las puertas virtuales de La Otra Chilanga están abiertas para ti y quienes te leen (en realidad para todxs, pero ustedes están especialmente invitadxs).

pdro dijo...

Un beso.

Lynnsinhill dijo...

Bueno, a ver... las mexicanas eran unas sencillas profesoras de intercambio, y la sudanesa, prácticamente era una inmigrante o refugiada de un país medio en guerra que tenía sueños como estudiar un máster, pero finalmente, no lo consiguió, y en marzo de 2006 tuvo su segundo hijo. Ahora mismo...puede andar por el tercero.

Lynnsinhill dijo...

Mira que nadie pillarme la errata de "clutural"...

Leicca dijo...

Las mejicanas no son simplemente "unas pijas". Son gente peligrosa.
Están pasando a una cosa así como
"yo creo que como vives tú no es posible vivir, asi es que voy a hacer todo lo posible porque así sea: para tener razón y decirle al mundo ¿ves como lo que tú haces no va bien?" Es la lógica del retraso mental.

Ojo con esa gente.
Lo digo por experiencia.

Leicca dijo...

Y votadme en los fotoblogs, leñe...
que me estáis haciendo perder puestos con tanto cariño en lo personal...

:-)

Un beso.

jerjes dijo...

Pasaba a saludar!!...cómo va el finde??...hay escalada??


Un beso

Lynnsinhill dijo...

Pues con suerte mañana sí que la habrá, necesito estirar los músculos...