por Lynnsinhill

EN LO ALTO DEL EVEREST


Camina, unos pasos anchos y presurosos. Después eleva la vista, como si estuviera en la cima del Everest y abajo el mundo:

-He encontrado un trabajo. Ahora dominaré la esfera laboral, contrataré y descontrataré a placer, emprenderé viajes, haré como que hablo idiomas de tribus recónditas en peligro de extinción por la destrucción de su hábitat. Pondré exotismo hasta en la manera de mirar...

El hombrecillo se atusó el pelo de pintas mortecinas, se enclavó mejor la corbata pues parecía que vibraba con cada paso, se aferró al maletín como si fuera su personalidad la que viajara dentro, y se adentró en la estación de trenes dispuesto a ver transcurrir los minutos en la magnífica esfera de su reloj.

Un paso tras otro, y el maletín brillando bajo el sol de abril.

La estación era modesta, de pueblo, unos bancos, pocas introducciones de los logros de los hombres. Sólo andén, unos bancos, una casita y la lontananza de la vía extendiéndose a babor y a estribor.

-Con paciencia todo llega -se dijo- Sólo hace falta ser la persona adecuada, y yo lo soy.

Se sentó en el banco, ardía como una vela camuflada en banco, pero enseguida, tras unos segundos de sufrimiento, la temperatura descendió con el jarro de agua fría de su trasero.
Así, poco a poco, la fiera se calmó.

Se entregó a una contemplación.

LLegó una señora cargando una maleta sin estilo, y con un atavío propenso al desfase de temporada.

Y el hombrecillo la miró mientras descargaba una presuntuosa columna de humo al aire de la estación.

-Ésta no sabe, seguro que es la primera vez que viaja sola, deben de mandarla de alguna casa a hacer un mandado a la capital.

Siguieron llegando futuros pasajeros, todos ellos sin estilo, con vidas determinadas, con trabajos impropios de la ralea de aquel hombrecillo.

El tren empezaba a llegar, todo su hierro cruzó la estación y se quedó ahí guardando los minutos de rigor hasta digerir al último de los pasajeros.

El hombrecillo se fue.

Treinta años después volvió a aparecer en la estación, bajando lentamente con todo el tintineo de sus huesos.

Un pie, y luego el segundo, hasta conformar una especie de hombre viejo plantado con un traje de chaqueta desfasado y mal adherido a su porte.

El maletín, deslustrado por el roce de los años, surgió atrancado entre los dedos de su mano.

Pausadamente alcanzó el banco, se sentó, estaba ardiendo, pero su trasero fue incapaz de refrescarlo. Se levantó cabreado con los años, abrió su maletín, lo cerró, levantó su mirada exotica, a la que tantas horas de pulido consagró, y se dispuso a recordar la vista que se contemplaba desde arriba del Everest.

26 comentarios:

Tyler Durden dijo...

Hola Lynn,
Me gusta como escribes, dices que eres periodista, puede que de ahí tu pericia escribiendo, pero ¿tienes algún libro publicado o alguna novela que hayas intentado publicar?
Me gustaría leerlo.
Un saludo

Suzanne dijo...

Hola Lynn, la historia es muy bella y refleja sentimiento profundo hacia las miradas a los paisajes, las personas y como el tiempo pasa de forma irremediable y cada uno se pone en la situación en la que otros tiempos no estaban... Muy bonito.

Tyler Durden dijo...

Por cierto, genial el homenaje a Orwell.

Lynnsinhill dijo...

Bueno, Tyler, la pericia del periodismo te confirmo que no viene.
Ya sabes, nada que ver, más bien viene de la lectura y de uno mismo.
Y no, no tengo nada publicado, ni siquiera terminado, en ello estoy.
Gracias por tu interés, porque creo que es sincero.

Hola, Su, en cuanto pueda me voy por tu zona, pero es que no acabo lo que tengo que terminar y por lo que me pagan. Estoy hasta los topes esta semana. Y gracias por el piropo al texto, muy agradecida.

bye

Persio dijo...

es interesante la manera en que desarrollas tus emociones y pensamientos; es muy agradable leer a alguien que piensa en estos dias de costumbres banales y absurdas.
estamos arriba de tu everest personal viendo el mundo kafkiano, cual josef k interno.
Saludos, como van los votos?
te voy a dejar otros, vale?

Mar dijo...

Desde la cima todo es más claro mi niña.

Besotes:Mar.

p.d: Y gracias por los buenod deseos de cumpleaños :)

Ara dijo...

A veces tendemos a volver a lugares donde construímos una ilusión, probablemente para recuperar su esbozo. Me ha encantado la frase: "..sólo hay que ser la persona adecuada, yo lo soy." Me ha hecho pensar.
Besos

Leicca dijo...

En parte de exámenes, sí, por "placer", y en parte de líos y ocupaciones por todos lados.

Pero trataré de actualizar en un rato de equilibrio y/o desequilibrio.

Un beso.

Denisa dijo...

Hola Lynn! Hoy nos sorprendes con algo más clásico, o al menos me lo parece a mí en la cosntrucción de las frases. Igualmente bello. A destacar la cuidadosa selección de los adjetivos y verbos que haces. Parece que te llama la atención el tema del declive humano.

Sigue así y te elegirán. Lo único que veo es que el Bastión es un blog muy variado. Tal vez te convendría poner algún post diferente para ganar unos puntillos... a mi me parece bien como está, pero bueno...

jerjes dijo...

Como era,...en aquella peli, Una historia verdadera, la del viejo que se va en su cortacesped a ver a su hermano...un chico le pregunta...qué es lo más terrible de la vejez?....y el responde...lo más terrible de la vejez, es recordar cuando fuiste joven.

No estuve en todo el día...pero lo que tu ya sabes lo tienes desde la mañana.

Un beso (mañana cuelgo un corto en el que curré!)

Lynnsinhill dijo...

A ver?? Que levante la mano el despistado que me vota en la categoría de personal??

A los que no se hayan enterado, repito: ficción.

muchas gracias

Lynnsinhill dijo...

Ahora, aclarado ese punto, procedo a responder:

Hola, Persio, deja lo que quieras, no te cortes, mi casa es tu casa, y bueno gracias por lo expuesto, y seguimos leyéndonos.

Mar, es que desde la cima una piensa mejor y todo, y renuevo mis felicitaciones, espero que el ránking te haya dejado una linda ubicación.

Si?? Ara, cuanto me alegro que me digas que te he hecho pensar, qué honor!

Pues nada, Leicca estudia primero y cuando puedas actaliza.

Bueno, DENI, a mí el bastión no me preoupa, por ahora esto, aunque te puedo decir que hace un mes no hacía esto, en fin, ya veremos en que queda esto(Cuanto esto y reaquesto!!) mientras tanto trataré de disfrutar el trayecto.

Ay, Jerjes, recuerdo la película. Pero entre nosotros, (silencio, y calla), el crítico me ha dicho que esto que he escrito es un topicazo, con estilo pero topicazo, pero eso sí tiene mucha fe en mí.

bye a todos, que duerman bien o hayan dormido bien.

La otra cara de barbie dijo...

El mismo maletín después de tantos años... A veces vale más saber adaptarse y cambiar con las circunstancias que empezar bien de mano y apalancarse en una situación.

Votada :-)

vaderetrocordero dijo...

Gregorio Samsa no se convirtió en un insecto, se convirtió en un viejo mezquino, ¿verdad?

kasandra blog dijo...

Fineza.
Pero con un deje triste.
Buenos días querida.
Besos de ronda :)

Leicca dijo...

no dije nada antes:

tienes un punto de bondad, que no sé cómo describirlo...

:-)

un beso.

jerjes dijo...

Me vas a mandar un crítico??....ay...miedo me da!!

Javier Luján dijo...

Muy bien narrado, ha sido todo un placer leerte.
Un saludo.

Denisa dijo...

Nada mujer! si a mí me gusta más este blog, es sólo que estuve analizando los motivos del éxito del Bastión, pero vete tú a saber el mercadeo que se traerá...

Por cierto, veo que continúas escalando puestos en Ciencia y Medioambiente ¿? Por favor, gente, tened cuidado al marcar la casilla.

Besos y ánimo.

Groucho dijo...

¡Qué bajo habrás caído para llegar tan alto!, me decía mi abuela sin cesar, y no sé qué demonios querría decir, pues en mi vida he escalado más montañas que las que se esconden en un escote, y eso con suerte.

¡Ya estoy aquí! ¿Dónde está mi whisky y mis pantuflas?

PETIT COCHON dijo...

hola lynn, he estado unos dias fuera. no he podido escribir ni visitar blogs, pero ya he vuelto. vuelvo a escribir y a votar.

Suzanne dijo...

yo también por aquí dándome un paseillo, pero no por el everest, claro... ;)

Paradox dijo...

Es curioso, pero el hombre tiene cierta tendencia a volver sobre sus pasos. Me ha gustado la lectura, te voto.
En ficción, no?

Ara dijo...

Saludos, Lynn. Se me ha ocurrido una canción para tu entrada.
Utopia, Goldfrapp. Te dejo el link.
Saludos..
http://www.goear.com/listen.php?v=cf94685

Lynnsinhill dijo...

A ver?, saco punta a mis dedos y me preparo:

Barbie, el maletín??, pues no sé, sería su fetiche.

Ay, Vaderetro, es que su familia abusaba de él, nadie quería trabajar...

Hola, Kasi, espero que la ronda sea agradable.

Gracias, Leicca, por lo de bondadosa.

No temas, Jerjes, el crítico ya te evaluó en su día y te comparó con Breccia.

Gracias, Deni, por recalcar lo de la casillita dichosa.

Ay, señor Groucho, su abuela le dejó su herencia de genes, ahora ya sé a quién ha salido usted.

Su, a ver si quedamos y paseamos mañana juntas, se puede intentar no?

Gracias, Ara, en cuanto pueda me acerco.

Bye general.

La Otra Chilanga dijo...

Hola Lynn, aquí disfrutando de nuevo a tu lado este paisaje salpicado de esa mezquindad que no puede esconderse a tus ojos y menos a tu pluma-tecla. Lo dicho.