por Lynnsinhill

EL CIUDADANO RICK


Rick paseaba, en verano, con sus sandalias Teva, el rostro huesudo y expresivo, las piernas enfundadas en los bermudas y la boca siempre hablando, relinchando de política, y vomitando críticas sobre la jeta de su presidente: George Bush.

De vez en cuando, se acercaba al aparato detector de terremotos para sopesar su funcionamiento, seguiría vivo un par de decadas más, el cachivache setentón pillaría un par de terremotos antes de la jubilación. Después ponía la música, alta, estridente y moderna para que llenara de juventud sus cincuenta y tantos años, y sus compañeros del Departamento de Sismología pudieran sonreír levemente.

Hablaba rápido, demasiado para un no nativo, y divagaba sobre Francia y de lo bien que se portaban los franceses con su padre: uno de los supervivientes del desembarco de Normandía.
Todos los años, el gobierno francés le tendía la invitación a su padre, honores y primores le caían entonces, porque Francia aún recuerda, un cementerio inmenso donde se postran miles de tumbas de hombres patrióticos le obliga a ello.
Y Rick adora esos aires bohemios de Francia.

-Cualquier día de éstos -no hace más que repetirlo como una amenaza espetada en la cara del mismísimo Bush- Cualquier día de éstos, me voy a Europa, estoy harto de este país, las cosas van muy mal.

Rick tiene todo el aspecto de un ciudadano de los Estados Unidos, quizá, la mente, la tenga un poco hereje, divergente, pero adora a su país, y por eso se enfada y se cabrea, no puede evitar odiar al que trata de hundir lenta, pero inexorablemente, su hogar: G. Bush.

5 comentarios:

Persio dijo...

no creo que ese tipo de odio sea de él solo, no?
el odio es un sentimiento al cual hay que repstear demasiado, y creo que estoy tan molesto como tu amigo con respecto a ese tipo, G.B., ouajjj molesta hasta nombrarlo.
saludos!

Lynnsinhill dijo...

Mi amigo era, y es, un elemento peculiar, yo sólo destaco esto de él,sigue siendo un mundo literario, pero es el único norteamericano que ha sido tan transparente,politicamente hablando, conmigo.

Groucho dijo...

El señor Bush está haciendo más por hundir a los USA que el mismísimo señor Kruschev. Ha logrado convertir el sueño americano en la pesadilla americana. No confundir con la americana pesadilla, que es una chaqueta forrada de piedras.

vaderetrocordero dijo...

A los franceses por contra les ha entusiasmado de toda la vida lo americano, con un espíritu un poco paletillo a veces, todo hay que decirlo... excepto últimamente, que no les aguantan. Hay algo que agradecerle al führer Bush: gracias a él, el resto del mundo está encontrando su propia identidad porque ha dejado de mirar a los E.E.U.U. como referencia
(¿porque no puedo hacer un comentario sin tener cuenta en "google"? esto huele a corporativismo...)

Lynnsinhill dijo...

Bueno, Vaderetrocordero, lo siento mucho, yo también ando con jaleos en google, ha desaparecido mi barra de edición, es el primitivismo del blog, sólo puedo publicar textos y no pasarme de lista con negritas o cambios de letra. Qué se le va a hacer, veré lo que puedo hacer hoy.


Señor Kruschev?? Señor Groucho (cuánto señor de repente) me hace usted sentir ignorante.

Saludos