por Lynnsinhill

DEL TRANVÍA OVÁRICO


Eso era de Henry Miller. Yo le robé el título, me apropié de la idea esa ininteligible del tranvía ovárico de uno de sus trópicos literarios: "Trópico de Capricornio". Soy una usurpadora, pero es que era un homenaje mudo. Un guiño al muertito de Miller que ahora andará por los cielos parisienses escudriñando la vida bohemia que discurre a orillas de su Sena.

Cuando fui a París todavía no conocía a Miller, y vagué por sus calles hasta el cementerio de Pere Lachaise para rendir pleitesía a Oscar Wilde, a Dumas o a Balzac. Quería verlos en sus tumbas. Estaban muertos, hundidos en sus tumbas, pero decían y convulsionaban tanto mi vida con sus palabrejas... Es que estaban mal muertos, a medio morir, todavía hablaban y relinchaban, jadeaban eternamente en sus libros influyendo en mí y a saber en quien más.

No leo a Brown, a Dan Brown.¡Cómo iba a leerlo si ni siquiera tiene nombre de escritor! No me interesa su monalisa, sus escarceos con la biblia, ni sus mentirijillas de novelista, me abruman sus superventas, esa moda que existe hasta en los libros, dictadura editorial de Vogue, de El País... o de qué sé yo.

No, no, señores. La literatura es libertad, rescatar palabras de los sótanos del mundo y construirse uno mismo. La literatura es el ladrillo. No se pueden construir tantas casas iguales. Dirigido a quién me entienda.

5 comentarios:

Groucho dijo...

Los best sellers de aventurillas son los culebrones de papel, los tebeos de la gente mayor, y sin embargo, al menos contribuyen a que la gente lea, y puede que alguno dé el salto a la literatura de verdad.

Evasión, esa es la palabra, ese es el objetivo de la mayoría, pensar es demasiado cansado.

Persio dijo...

la literatura es el ladrillo de nuestros primeros cimientos.
gracias me encanto el post,
abrazos!

Lynnsinhill dijo...

Uy, ando un poco navideña, no son los compras y el comercio lo que me distrae, es la familia que vuelve a casa por Navidad. Pero me alegro mucho de verle por aquí, señor Groucho, con su palabrería galopante.

Bueno, un placer encantarte, Persio. Nos vemos en tu blog.

kasandra dijo...

Me gusta lo que escribes y sé que tu personalidad (al leerte lo sé) es entrañable... Vamos a hacer una cosa... tú me llamas como quieras, como te salga pero no me lo vuelvas a preguntar, que hace un rato me he ''cabreado'' con eso, ¿te hace? Besos :)

Lynnsinhill dijo...

Vale y, por cierto, qué bonito eso de personalidad entrañable, ojalá fuera verdad...

Nos leemos