por Lynnsinhill

INFRAMILEURISTAS


Vistos los tiempos que transcurren: contaminados, estresados, asalariados, y subnormalizados (por el invento de la tele que agoniza y hace agonizar nuestra creatividad).


Visto todo esto, lo mejor es tratar de vivir sin obsesionarse por cotizar a la seguridad social (esos tiempos vendrán irremediablemente), hay que permanecer indiferente y aguantar estoica los no rotundos laborales que le dirigen a una (ser como un Buda, o un Jesucristo inmutable), e invertir el tiempo en palabras escritas (son las que quedan aunque no te lean, las palabras persisten, están enganchadas a la vida, amarradas al barco de la existencia, pertenecen al mundo en cuanto las sacas de tu cabeza...)


Ser como un Buda o un Jesucristo inmutable conlleva horas, entraña meditación y experiencia extraída durante meses de búsquedas infructuosas de un empleo decente (porque indecentes hay muchos, indecorosas ofertas que ni siquiera llegan al rango de salario mileurista) Espido Freire ha escrito todo un novelón sobre el tema, pero ha dejado fuera a los inframileuristas, personajes que se enfrentan a las empresas infrahumanas y supraaprovechadas sin obtener más que su propia mala conciencia por haberse dejado tomar el pelo.


Soy una inframileurista y anhelo la evolución hacia el mileurismo.


No hay comentarios: