por Lynnsinhill

DEL TRANVÍA OVÁRICO DE HENRY MILLER Y NO DE DAN BROWN



Eso era de Henry Miller. Yo le robé el título, me apropié de la idea esa ininteligible del tranvía ovárico de uno de sus trópicos literarios: "Trópico de cáncer". Soy una usurpadora, pero es que era un homenaje mudo. Un guiño al muertito de Miller que ahora andará por los cielos parisienses escudriñando la vida bohemia que discurre a orillas de su Sena. Cuando fui a París todavía no conocía a Miller, y vagué por sus calles hasta el cementerio de Pere Lachaise para rendir pleitesía a Oscar Wilde, a Dumas o a Balzac. Quería verlos en sus tumbas. Estaban muertos, hundidos en sus tumbas, pero decían y convulsionaban tanto mi vida con sus palabrejas... Es que estaban mal muertos, a medio morir, todavía hablaban y relinchaban, jadeaban eternamente en sus libros influyendo en mí y a saber en quien más.
No leo a Brown, a Dan Brown.¡Cómo iba a leerlo si ni siquiera tiene nombre de escritor! No me interesa su monalisa, sus escarceos con la biblia, ni sus mentirijillas de novelista, me abruman sus superventas, esa moda que existe hasta en los libros, dictadura editorial de Vogue, de El País... o de qué sé yo. No, no, señores.

La literatura es libertad, rescatar palabras de los sótanos del mundo y construirse uno mismo. La literatura es el ladrillo. No se pueden construir tantas casas iguales.
Dirigido a quien me entienda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.

Radek dijo...

vine a para aquí por la foto de la tumba de Miller:
la de Brown será la medida de su grandeza